Prostitutas famosas españa prostitución y feminismo

prostitutas famosas españa prostitución y feminismo

Y así quiero que sea". A partir de ese momento mis agresores y yo empezamos a comportarnos como colegas. A los 17 años y medio me acostaba con facilidad con cualquier hombre que se me cruzara en el camino. Después de una mirada de arriba hasta abajo y viceversa, el proxeneta decidió "darme la oportunidad" y el chico se llevó euros. Durante medio año permanecí en un piso hasta cumplir la mayoría de edad. Una vez cumplida la mayoría de edad me sacaron el pasaporte y viajé a España. Llegamos a un pueblo de Alicante, Guardamar del Segura, donde tenían alquilado un piso.

Un taxi nos llevaba por las tardes y nos traía cada madrugada a un pequeño club de carretera, a unos 6 km de distancia. Mi primera noche allí fue horrorosa. Por mucho que me hubiese acostado con un montón de hombres, aquello era diferente. Teníamos que competir entre nosotras y ganarnos al cliente en dos minutos. Lloré mucho aquella primera noche. A los clientes no les importaba mucho; a ratos pensé que incluso les gustaba.

Aquello no era justo. En el taxi mi corazón empezó a latir muy fuerte mientras mi mente pensaba: Le pedí ayuda a tres clientes y uno accedió y me llevó a Torrevieja. A otro club de Alicante. Me vi totalmente colapsada, sin un motivo o un objetivo que me diese fuerzas para aguantar todo aquello. Todo cambió un día que llamé a un amigo de Rumanía y me dijo que quería venir a España, trabajar y tener una buena vida, formar una familia. Eso me motivó mucho.

Alquilé un piso cerca de Burgos, lo preparé con mucho mimo, hice la compra y preparé la comida. Estaba muy, muy feliz porque lo había conseguido. El chico vino a España, se convirtió en mi novio y todo era perfecto.

También planteaba que la mujer "nació siempre purísima y angelical, y fue desviada de sus instintos naturales que la llevan a la maternidad y al cuidado de la prole, por la sensualidad y la ignorancia". Las palabras de Lanteri alborotaron el cónclave. Si bien logró el apoyo de la mayoría, se oyeron algunas voces de disenso. Había que definir si se aceptaba o no su propuesta: Es preciso condenar enérgicamente este mal" , respondieron varias congresales casi al unísono.

La votación fue 32 a 14 a favor de la condena. El feminismo en Argentina, al igual que en todo el mundo, arrastra hasta el día de hoy un debate irresuelto que divide al movimiento: Existen al menos cuatro modelos normativos en discusión, dentro del feminismo y fuera de él: Al interior del feminismo, la cuestión genera fuertes tensiones.

Consideran a la prostitución un trabajo y, como tal, exigen que sea alcanzado por la legislación laboral, con derechos y obligaciones para quienes lo ejercen. Infobae dialogó con dos de sus referentes. Es una activista por los derechos de las mujeres, en especial, de las prostitutas.

María Riot su nombre real es Florencia tiene 25 años. Es vegana, animalista, actriz porno y trabajadora sexual desde los Georgina trabaja en la calle, María no. Georgina se inició primero en el trabajo sexual y luego en el feminismo. Tienen muy en claro lo que son y lo dicen con orgullo: La necesidad de conseguir una remuneración económica y mejorar así nuestra calidad de vida. Si se piensa que el trabajo sexual no puede ser reconocido como trabajo porque se llega por una necesidad, y que por eso hay que abolirlo, entonces hay que abolir el sistema.

Una opta dentro de las pocas posibilidades que tiene. En mi caso, ser niñera no me gustó porque no tengo paciencia con los chicos. Como empleada administrativa me sentí super explotada, muy mal paga.

A los 21 años me costaba mucho conseguir empleo o los sueldos eran muy bajos, siempre en negro. Soy de General Rodríguez y nunca podía alquilar en Capital, me costaba mucho estudiar y trabajar a la vez.

Viajaba muchísimo y mal. Tampoco tenía la posibilidad de que mis padres me paguen un departamento, como le ocurría a algunas compañeras.

Busqué otra salida para mi vida y el trabajo sexual no era algo que veía de mala manera sino todo lo contrario. Las abolicionistas dicen que hay un abuso de poder del cliente hacia nosotras. No nos gusta que nos pongan en ese lugar de mujeres tontas, que no sabemos decidir qué precio ponerle a nuestra sexualidad y que el hombre viene y hace lo que quiere.

Los límites los ponemos nosotras. Obviamente hay situaciones de violencia que como movimiento de trabajadoras sexuales estamos reflejando todo el tiempo. Pero a la inversa de lo que el abolicionismo plantea sobre la prostitución como violencia hacia nuestros cuerpos, para nosotras la violencia que sufrimos viene de parte del Estado.

Para el abolicionismo, toda transacción de dinero por sexo es violenta. Solo se puede vivir la prostitución como víctima. Entonces cuando aparecemos nosotras como trabajadoras sexuales que decidimos serlo y exigimos derechos, buscan invisibilizar nuestras voces.

Todas tienen que ser escuchadas. El Estado argentino entiende que todo es trata, desligitimando nuestros testimonios, creyendo que es producto de un discurso que nos dijo nuestro patrón que tenemos que decir para cuidar su negocio. Nos redujeron como mujeres no pensantes, que somos inducidas por terceros a decir lo que tenemos que decir.

Los efectos los estamos viendo ya en el sexo, pero también incentiva la violencia contra las mujeres; muchísimos asesinos en serie han resultado ser adictos al porno.

Lo mismo pasa en las webcams, simplemente sucede a tiempo real. Es prostitución en vídeo. La cultura de la violación: Siempre se nos ha enseñado que ellos tienen el poder y nosotras debemos estar a su servicio.

En realidad, ese impulso no es natural, ni mucho menos incontrolable, sino cultural y validado por la educación androcéntrica. Es cierto que la testosterona y sus derivados influyen en la libido las mujeres también pueden tomarla para subirla, aunque su efecto tiene variaciones individuales , pero nunca se podría calificar de incontrolable.

De hecho, ni en la una ni en la otra hay verdadero sexo, es decir, placer, atracción y satisfacción mutuos entre personas, sino dominación del poder varonil sobre el cuerpo de la mujer, convertido cultural que no naturalmente en objeto de disfrute unilateral. Nuestra lucha es contra la incomprensible resistencia que existe a respetar los derechos humanos de los individuos cuando estos se aplican a la mujer.

Por ello sabemos que, como fruto de esta sociedad, nos desarrollamos entre la espada y la pared, es decir, nos toca vivir en un mundo que no nos permite crecer como individuos y que da lugar a una frustración constante. En este sentido es razonable que muchas mujeres decidan adaptarse a este entorno, adaptarse a la continua objetificación y asumirla como identidad. Nuestra postura abolicionista nos lleva a pensar que esta circunstancia no favorece la llegada de este cambio que tanto necesitamos pues finalmente ese control del que hablamos es absolutamente efímero y lo que hay en el fondo es indefensión y sometimiento.

Ya es mucha la información disponible sobre la relación existente entre prostitución y trata y cómo ambas se retroalimentan entre sí favoreciendo a los encargados de la economía sumergida, los grandes grupos de proxenetas y mafias. Es tan simple como que nos fijemos en los efectos de la abolición en Suecia sobre la trata y la criminalidad y contraponerlos a los efectos de la legalización en Alemania u Holanda. No hubo ninguna revolución sexual.

Quienes nacieron poco después de la Segunda Guerra Mundial tuvieron una juventud en la que se les prometieron un futuro prominente, unos mensajes dirigidos a una clase media emergente muy parecidos a los que veíamos poco antes del De ahí viene, por ejemplo, la industria del porno. Cuando ves que la propaganda que glamouriza la prostitución vuelve a los medios, cuando ves que la droga y los locales de juego vuelven a los barrios obreros, da la sensación de estar repitiendo la historia como farsa, que diría Marx.

Realmente no podemos decir que haya existido una liberación sexual femenina: Es la sexualidad masculina la que ha conseguido imponerse acríticamente a costa del argumento de la libertad y es esta sexualidad la que pretenden que sea también la nuestra.

Ahora tenemos una sexualidad machista acrítica cada vez con menos límites bajo el argumento de la libertad, pero eso no supone que las mujeres estemos sexualmente liberadas, no podemos estarlo mientras en el imaginario colectivo se nos siga viendo como objetos y no como sujetos de la relación sexual. Es importante señalar que el cuerpo ni siquiera nos pertenece como individuos en el sentido de lo involuntario, es decir, aquellas acciones a las que damos sentido con posterioridad o tratamos de entender, pero de las cuales no hemos sido partícipes en un sentido consciente.

La disociación es un fenómeno que lo ejemplifica, pues que demuestra que con el miedo, el cerebro no sólo elige huir o luchar sino que pone en marcha una respuesta en el cuerpo, la congelación. Se trata de un fenómeno físico involuntario y universal y que, cuando se activa, se caracteriza de un estado en el nadie podría luchar o escapar del peligro y mucho menos pedir ayuda.

Adicionalmente, los estudios en trauma han descubierto que la inherente imprevisibilidad de esta respuesta involuntaria tiene una consecuencia muy grave, que la persona se culpe de lo que le ha sucedido. El hombre que consume prostitución tarde o temprano se niega a sí mismo que esté participando de estas consecuencias o que su gravedad sea tal para la mujer y esto se ve apoya y mantiene continuamente a través del patriarcado. Cierto es, que todxs somos especialmente tercos a cambiar de opinión, sobretodo si no existe un grupo grande de personas con una opinión distinta y que pueda argumentar lo contrario.

En ese sentido, nosotras pretendemos ser ese grupo. Que algo sea antiguo no lo hace bueno y no podemos seguir disculpando a los hombres por todo lo malo que hacen. Rosa Cobo , en su libro La prostitución en el corazón del capitalismo , profundiza precisamente en esta relación. Que insistencia observamos en poner siempre el foco en si la mujer quiere ser o no tratada de esa forma tan dañina para poder sobrevivir y quitarlo de los responsables que lo promueven y se benefician.

Los hombres acaparan los recursos y el ejercicio del poder dejando a muchas mujeres sin recursos para que con ello puedan someterlas sexualmente a cambio de las migajas mientras los proxenetas, los capitalistas de este negocio, se forran a costa de ellas. Hay toda una relación indivisible entre capitalismo y masculinidad, ambos se retroalimentan. El capitalismo es un sistema económico hecho a medida y a imagen de la masculinidad, esta se basa precisamente en la dominación, en el poder, en la jerarquía, que a su vez irradia a la sexualidad.

Vivimos en un mundo profundamente androcéntrico donde todo se desarrolla desde la forma de entender la realidad masculina. Como en todo sistema capitalista imagino la prostitución se rige por la ley de oferta y demanda. Es una de las consecuencias directas de la cosificación de las mujeres.

También podemos verlo a diario, lamentablemente, en noticias sobre violencia machista, en un momento sabemos todo sobre ellas y apenas algo o nada de ellos, y con esa misma rapidez tenemos a miles de hombres, de una manera u otra, culpando a la víctima de la violencia que ha sufrido.

La prostitución es una realidad compleja, que no puede ser reducida solo a la ley de oferta y demanda. Porque se basa y rige sobre el sistema prostituyente , este necesita de tres factores indispensables para su supervivencia, estos son: En la actualidad, casi todos los países han cancelado las sanciones penales contra las mujeres prostituidas, manteniendo como crimen penal solo el proxenetismo.

Los países donde ha sido descriminalizada completamente la prostitución son: Alemania, Holanda, Suiza y Nueva Zelanda han permitido de esta manera convertir legalmente los proxenetas en empresarios; como consecuencia no existe ninguna penalización para las mujeres, los puteros y los proxenetas. El modelo nórdico sanciona puteros y proxenetas. No puede culparse a la mujer que necesita dinero para vivir igual que no se culpa al obrero del capitalismo.

La demanda hace que exista la trata. Desde el feminismo neoliberal se defiende la prostitución como algo que la mujer puede elegir libremente. Creo que hay que mover el debate, porque que algo se elija no significa que esté bien. Pero, aunque fuera así, los cuerpos humanos no pueden consumirse. Vamos, que centrar el debate en si es libre o no la elección es un error, porque la prostitución es negativa desde la base.

Ellos sí han decidido libremente y sin coacciones organizar, traficar, lucrarse, legislar y pagar por prostituir mujeres desde hace siglos. Siempre fue un negocio esclavista dirigido por hombres en un mundo del que se han apropiado de los recursos y del ejercicio del poder.

A menudo vemos a hombres que defienden la prostitución decir que esto es un debate, que la prostitución, la pornografía, tratan sobre la libertad y el deseo de las mujeres. En realidad, es el discurso del que cosifica, lo vemos en los partidos y sindicatos que hablan de un interés general de la clase trabajadora cuando en realidad defienden intereses de la burguesía.

Prostitutas famosas españa prostitución y feminismo -

Vuestro discurso se centra en el abolicionismo de la prostitución. Así fue el espectacular show de Dua Lipa en la previa de la final de la Champions League. El siguiente día me planto en la puerta del a las 9 de la mañana. Después vi una oportunidad y la aproveché. Luis roldan prostitutas prostitutas en boiro se le puedan dar oportunidades laborales reales a esas mujeres. Quiero creer que Mónica Oltra ha tenido un desafortunado día y que lo que quería reflejar es el necesario debate sobre la precarización laboral de las mujeres y sobre los cuidados.

Prostitutas famosas españa prostitución y feminismo -

Esa visión moral de la sexualidad hace que mucha gente se reconozca como abolicionista apelando al "asco". En la calle del Guillermo de Osma hay un par de lupanares históricos que han ido cambiando de ubicación y son poco menos que mitos en internet. Mi loverboy así se llama a una categoría de chulo decía que era muy injusto y que él sufría mucho también, pero que no quedaba otra, que tenía que volver al club. Trabajamos para la adopción del Modelo Nórdico. Acompañé a una chica gitana a reconstruirse el himen. Sale una joven mulata adormilada, le digo que me lo pienso y que ahora le diré algo, la chica vuelve a su cuarto y yo me quedo un rato hablando con la madame. Muchas llegan diciendo "me quedé sin lugar de trabajo.

: Prostitutas famosas españa prostitución y feminismo

VILLAVERDE PROSTITUTAS PROSTITUTAS SCORT En España, la prostitución es alegal. Lloré mucho aquella primera noche. La necesidad de conseguir una remuneración económica y mejorar así nuestra calidad de vida. Y así quiero que sea". El capitalismo es un sistema económico hecho a medida y a imagen de la masculinidad, esta se basa precisamente en la dominación, en el poder, en la jerarquía, que a su vez irradia a la sexualidad.
Prostitutas famosas españa prostitución y feminismo 124
Prostitutas famosas españa prostitución y feminismo Sexo feminista prostitutas aguilas
Prostitutas famosas españa prostitución y feminismo Continuamos tomando los adoquines para imaginar la arena de playa. Nosotras nos reunimos con ellos para decirles que era sumamente discriminatorio, que le estaban trabajando la culpa a los hombres con esos spots. El es otra cosa. Hemos leído que eres muy selectiva en cuanto a clientes se refiere. Llega sobre la hora acordada. Soy de General Rodríguez y nunca podía alquilar en Capital, me costaba mucho estudiar y trabajar a la vez.
Prostitutas zaragoza prostitutas maduras en barcelona Prostitutas de lujo leon prostitutas muy economicas en barcelona
prostitutas famosas españa prostitución y feminismo

Cuando una mujer acepta clientes que no quiere porque la alternativa es no pagar el alquiler, estamos hablando de casos de vulnerabilidad extrema en un sistema que no aporta soluciones a la pobreza, y esto recordemos que también pasa en otros trabajos como el sector doméstico, la agricultura o la construcción.

Las putas empoderadas no somos una excepción. Es bien sabido que dentro del movimiento feminista hay un debate interno acerca de la prostitución.

Por ejemplo, Beatriz Gimeno dice: Se puede decir exactamente lo mismo del matrimonio heterosexual. Pero de la misma manera que la historia demuestra que el matrimonio ha evolucionado y ya no es exclusivamente una unión en donde el hombre adquiere dominio absoluto sobre su esposa, con la prostitución pasa lo mismo.

Pueden existir relaciones éticas entre putas y clientes. El problema no es la prostitución, igual que no lo es el matrimonio, el problema es el machismo y se puede trabajar contra ello sin necesidad de silenciar las voces de todas las prostitutas que pedimos derechos. Dicho en otras palabras. No creo que el sexo tenga que ser un derecho que estemos obligados a dar para asegurarnos que todos puedan conseguirlo, esto es contrario a las libertades personales. Las prostitutas decidimos poner otro tipo de condiciones, igual de legítimas.

En relación a la pregunta anterior. Todos los trabajos nacen desde una relación de poder desigual en el momento en el que alguien necesita dinero. Creo que la prostitución puede existir con condiciones éticas, tanto como en el resto de trabajos. El problema es que la situación actual nos hace terriblemente vulnerables a todo tipo de violencia y explotación que en muchos casos ni siquiera tienes capacidad de denunciar.

Me parece fundamental entender que en el feminismo formamos parte las trabajadoras sexuales, las agresiones a las putas, son agresiones a todas las mujeres. Muchas veces leo, por parte de feministas, relatos brutales de hombres abusando de prostitutas y me quedo horrorizada con la normalización que se hace de esas agresiones. Nuestro trabajo no es ser sumisas frente a hombres misóginos. No tengo ninguna duda de ello. En un mundo en donde el cuerpo es el objeto de consumo.

Una de mis inseguridades al comenzar a trabajar era no sentirme lo suficientemente atractiva para poder ser puta. Hasta cierto punto me he dado cuenta que eso no es así aunque sí creo que es un trabajo que exige un grado de feminización.

Puede que yo no me maquille, ni use tacones, y me de igual cuanto peso, pero aun así tengo que depilarme y controlar mi vestuario. Sé que si no lo hiciera tendría menos clientes. De alguna forma todos estamos condicionados como clase obrera a retribuciones injustas, jornadas laborales desmedidas y un compendio de problemas que nacen de un sistema productivo injusto.

Soy prostituta porque es el trabajo que mejor se ajusta a mi identidad y mis intereses. Creo que la pregunta intenta empujarme a que acepte una condición de víctima, y esa es una postura equivocada y fuera de lugar. Esta mañana me he levantado y me ha sucedido como a Pilar Aguilar, me he llevado un disgusto desde primera hora.

Lamentablemente ya no sorprende que una representante de determinados espacios de la izquierda española justifique la prostitución. Ada Colau ya tuvo su momento de gloria. Hoy le ha tocado a Mónica Oltra que, en una entrevista en El Español , decía: Quiero creer que Mónica Oltra ha tenido un desafortunado día y que lo que quería reflejar es el necesario debate sobre la precarización laboral de las mujeres y sobre los cuidados.

Dos grandes retos para el movimiento feminista. Sin embargo, sus palabras no son casuales. Que todo se compraba, que todo se vendía. Hace unos meses una actriz porno se convertía, para una parte muy diminuta, todo sea dicho, del movimiento feminista en una voz autorizada para hablar de igualdad y feminismo. La inmensa mayoría de mujeres que ejercen la prostitución en nuestro país provienen de redes de trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual.

Porque se basa y rige sobre el sistema prostituyente , este necesita de tres factores indispensables para su supervivencia, estos son: En la actualidad, casi todos los países han cancelado las sanciones penales contra las mujeres prostituidas, manteniendo como crimen penal solo el proxenetismo. Los países donde ha sido descriminalizada completamente la prostitución son: Alemania, Holanda, Suiza y Nueva Zelanda han permitido de esta manera convertir legalmente los proxenetas en empresarios; como consecuencia no existe ninguna penalización para las mujeres, los puteros y los proxenetas.

El modelo nórdico sanciona puteros y proxenetas. No puede culparse a la mujer que necesita dinero para vivir igual que no se culpa al obrero del capitalismo.

La demanda hace que exista la trata. Desde el feminismo neoliberal se defiende la prostitución como algo que la mujer puede elegir libremente. Creo que hay que mover el debate, porque que algo se elija no significa que esté bien.

Pero, aunque fuera así, los cuerpos humanos no pueden consumirse. Vamos, que centrar el debate en si es libre o no la elección es un error, porque la prostitución es negativa desde la base.

Ellos sí han decidido libremente y sin coacciones organizar, traficar, lucrarse, legislar y pagar por prostituir mujeres desde hace siglos. Siempre fue un negocio esclavista dirigido por hombres en un mundo del que se han apropiado de los recursos y del ejercicio del poder. A menudo vemos a hombres que defienden la prostitución decir que esto es un debate, que la prostitución, la pornografía, tratan sobre la libertad y el deseo de las mujeres.

En realidad, es el discurso del que cosifica, lo vemos en los partidos y sindicatos que hablan de un interés general de la clase trabajadora cuando en realidad defienden intereses de la burguesía. Necesitan colonizar los espacios contestatarios de mujeres, sobre todo en épocas económicamente depresivas y de crisis institucionales. Esta situación no permite aceptar y sostener que con estas condiciones desfavorables se pueda hablar seriamente de una auténtica libertad de elección, es decir, sin condicionamiento alguno de género mientras subsistan injusticias sociales tan evidentes.

Creemos que no es justo, no lo aceptamos. Es un término inventado por el lobby proxeneta para blanquear sus negocios. Si las prostituidas son trabajadoras, ellos ya no son proxenetas o rufianes sino empresarios. Es una forma de invisibilizar la violencia que ejercen y hacer aceptable a la sociedad algo que es una violación de los derechos humanos fundamentales.

El discurso de trabajo sexual blanquea whitewash la explotación desviando el foco de la violencia patriarcal. Como los medios de comunicación suelen estar en manos de hombres, muchos de ellos puteros, el argumentario proxeneta lleno de falsedades recibe mucha acogida y difusión porque dice lo que los puteros quieren oír y que se diga de ellos: Invisibilizan a las supervivientes de la prostitución que hablan sobre la violencia sufrida.

No creemos que la prostitución sea un trabajo como cualquier otro. Nosotras creemos firmemente que la prostitución no es trabajo, es violencia y esclavitud. La prostitución no es un trabajo. El mundo funciona como una cadena de acontecimientos: Razonemos con la hipótesis del argumentario promovido por el lobby proxeneta de que existen mujeres que eligen libremente, reclaman derechos laborales y necesitan una regulación que mejore sus condiciones de ejercicio y que para ello hay que regular o legalizar la prostitución.

Que devuelvan lo que nos roban para que la pobreza no empuje a ninguna mujer a la prostitución. Esto debe financiarse con las multas a los puteros, la incautación de los bienes que mafias y proxenetas han conseguido explotando sexualmente mujeres y niñas.

También debe financiarse a cargo de los presupuestos generales del estado patriarcal. El dinero que les sobra a los hombres con el que pagan por prostitución debería estar en manos de las mujeres que lo necesitan para que no pudieran someterlas. La mejor forma de evitar las injusticias que soportan las prostituidas es que no sean prostituidas.

Ninguna mujer y ninguna niña debería verse obligada a hacer felaciones a 20 desconocidos todos los días. En mayor o en menor medida, ejerce un efecto muy dañino de control y de asedio al desarrollo de la sexualidad femenina.

Así que sí, afecta a la esfera privada de manera muy profunda. No es posible que nos construyamos a nosotras mismas como sujetos plenos si vivimos en una sociedad donde claramente no lo somos. El hombre que compra a la mujer, que paga por sexo, lo considera un servicio. La exprostituida Huschke Mau explica como son los puteros: Por qué los hombres buscan mujeres prostituidas y qué piensan de ellas.

Las consecuencias son varias y muy graves. En Alemania se ha duplicado la trata desde que se legalizó la prostitución en El aumento de la trata trae aparejado el aumento de la presencia de redes criminales en nuestro entorno y con ello la corrupción, la inseguridad y el peligro de que también nuestras niñas caigan en sus redes mafiosas. Otra consecuencia es el perjuicio que supone a los derechos de las mujeres no prostituidas y a nuestra vida sexual.

Los hombres se comportan con sus parejas, amigas, novias, etc. Aprenden esta forma de sexualidad violenta en la pornografía y prostitución con lo que la satisfacción sexual de las mujeres cae en picado. La prostitución es incompatible con la igualdad entre hombres y mujeres. Por supuesto que en España se puede abolir al igual que se ha abolido en Francia.

Son un enorme lobby putero-proxeneta. Hay mucha corrupción, lo que puede facilitar a los proxenetas que se legisle a su favor legalizando la prostitución. Ciudadanos en un peligro claro para los derechos de las ciudadanas, asusta que crezca en escaños porque es un partido muy machista y neoliberal. Las partidarias de abolir no tenemos el poder ni los recursos que tienen ellos.

Pero tenemos la fuerza de la realidad, que no se puede invisibilizar y enmascarar siempre.

0 thoughts on “Prostitutas famosas españa prostitución y feminismo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *